viernes, 19 de febrero de 2021

EL GASTO PÚBLICO EN EL COMPORTAMIENTO DE LA ECONOMIA

EL GASTO PÚBLICO EN EL COMPORTAMIENTO DE LA ECONOMÍA

 

POR MARCELINO LARA LUCAS
CONSULTOR ECONÓMICO Y FINANCIERO


A través del tiempo el análisis económico ha estado sustentado en la ecuación fundamental de la economía, que en principio solo incluía el Consumo y la Inversión, por tratarse de una economía cerrada y sin gobierno. Más adelante con el advenimiento de las ciudades-estados se hizo necesario ampliar dicha ecuación para incluir el gasto estatal. A partir de entonces, la ecuación fundamental de la economía incluyó además del consumo y la inversión, al gasto del gobierno también llamado Gasto Público.

Desde el momento en que fue incluido el gasto público en la ecuación fundamental de la economía, los análisis de la teoría económica empezaron hacer referencia a una economía cerrada y con gobierno, alcanzando así una mayor aproximación a la realidad económica que se deseaba explicar o analizar. Más adelante, con el desarrollo del comercio internacional, fue incluída en la ecuación el sector externo (exportaciones e importaciones) quedando así conformada de forma definitiva la ecuación fundamental para el análisis económico, tal como la conocemos hoy dia, para una economía abierta y con gobierno.

Cuando hablamos del gasto público nos estamos refiriendo al gasto resultante de las acciones económicas de un Estado. Desde la aparición de los estados-naciones, esta variable económica llamada Gasto Público ha sido históricamente importante para el crecimiento y el desarrollo económico de las naciones. La evidencia empírica ha confirmado que el gasto público dinamiza la demanda agregada aumentando la producción y el empleo.

Los estudios realizados por Fisher, Samuelson, Stiglitz y Krugman sobre el gasto público en USA en los años treinta, durante la Segunda Guerra Mundial, durante la Guerra de Korea y en Europa confirman la efectividad del gasto público para aumentar la producción y el empleo, sobretodo en tiempo de depresión económica.

Estamos en medio de una pandemia que ha generado una profunda depresión económica mundial con tipos de interés muy cercano al cero. Eso ha debilitado la demanda agregada. Es momento de aplicar una política fiscal flexible que incluya un paquete de estímulos a la economía con programas sociales focalizados y un incremento en el gasto de salud y educación.

Necesitamos un decidido aumento en el gasto de capital que incluya una apreciable partida orientada a la transformación tecnológica como forma de ayudar la transición hacia la nueva economía digital que hace un mayor uso de las tecnologías de la Cuarta Revolución Industrial para así hacer conciencia de que esta es la tendencia mundial y de que en definitiva será el uso de esa tecnología la que contribuirá al control de las enfermedades y próximas pandemias, como ya sucede en China y Korea del Sur.

Finalizamos con una cita de la economista investigadora Christina Romer que dice lo siguiente:

Hoy, más que nunca, hay pruebas claras de que la política fiscal es importante; que un estímulo fiscal ayuda a la economía a crear empleo, al menos a corto plazo. Y, sin embargo, estas pruebas no parecen estar llegando hasta el proceso legislativo.



domingo, 7 de febrero de 2021

LAS CRIPTOMONEDAS EN LA ECONOMIA DIGITAL

LAS CRIPTOMONEDAS EN LA ECONOMÍA DIGITAL



POR MARCELINO LARA LUCAS
INVESTIGADOR DE ECONOMÍA DIGITAL

Se define a la criptomoneda, criptodivisa o criptoactivo como un medio digital de intercambio que utiliza criptografía fuerte para asegurar las transacciones, controlar la creación de unidades adicionales y verificar la transferencia de activos usando tecnologías de registro distribuído. (Wikipedia)

A las criptomonedas también se le conoce como monedas virtuales. Es el dinero que prevalecerá en la Economía Digital impulsado por las tecnologías de la Cuarta Revolución Industrial.

Las Criptodivisas o moneda digital son el resultado de la aplicación de diferentes tipos de tecnologías de vanguardia como el Big Data, el BlockChain y la Cyberseguridad.

Al momento actual la criptomoneda más famosa es el Bitcoin, pero ya existen otras como el Petro, Ethereum, LiteCoin, Ripple, PrimeCoin, NameCoin, Dash, Zcash, Monero, entre otras. En las últimas semanas viene emergiendo con fuerza el DogeCoin impulsada por algunos tuits favorables emitidos por Elon Musk, propietario de Tesla.

La historia del Bitcoin, máximo exponente de este tipo de divisas, es muy curiosa. Fue creado en 2009 anónimamente, por alguien bajo el seudónimo de Satoshi Nakamoto, siendo la primera transacción documentada, el pago de una pizza en Florida a cambio de 10,000 bitcoins de ese entonces. Los Bitcoins se generan mediante lo que se conoce como minería de datos: Una persona que quiera hacerse con un bitcoin pone a su disposición la potencia de su equipo informático y a cambio recibe bitcoins o fracciones de los mismos. Hoy dia, el Bitcoin y las demás monedas digitales pueden ser adquiridas en el mercado primario a través de un ICO (Initial Coin Offering) y en el mercado secundario vía páginas web como Coinbase. (Federico Power)

En la actualidad un Bitcoin tiene un precio equivalente a 40 Mil dólares y subiendo, en el mercado de criptodivisas. La DogeCoin está recibiendo mucha demanda y los inversionistas esperan que en el corto y mediano plazo su cotización siga subiendo en los mercados criptomonedas.

Debemos reconocer que este tipo de activo tiene una muy alta volatilidad por lo que se trata de un tipo de inversión muy riesgosa.

Las cripotomonedas no son supervisadas por ningún tipo de entidad estatal, ni tampoco sirven para pagar directamente en cualquier comercio, cualidad que tienen las monedas convencionales. Por esa razón todavía carecen de la confianza que tienen las monedas tradicionales.

Sin embargo, este tipo de moneda digital están siendo muy usadas como inversión, aunque se trata de un tipo de inversión de muy alto riesgo (aunque de muy buenos y atractivos rendimientos) y sujeta a una gran volatilidad, ya que muchos de los inversores en criptomonedas que la adquieren, al calor del incremento espectacular de la cotización, desde su aparición, con esperanza de poder revenderlas a un precio superior.

Algo muy importante que debemos saber es que los pagos realizados con criptomonedas son irreversibles una vez han sido ejecutados.

En la medida que las tecnologías asociadas a la Cuarta Revolución Industrial transformen la economía tradicional en economía digital, asimismo las monedas digitales se volverán cada día más predominante, no solo como inversión, si no también en el pago de todo tipo de bienes y servicios.

jueves, 21 de enero de 2021

INFLACION EN TIEMPO DE DEPRESION

 INFLACION EN TIEMPO DE DEPRESION 

POR MARCELINO LARA LUCAS
CONSULTOR ECONOMICO Y FINANCIERO

Se conoce la inflación como el aumento generalizado de los precios al consumidor de una economía.

La inflación causa temores a la mayoría de los economistas. Sin embargo, no siempre el fantasma de la inflación resulta dañino para la economía de un país. Dependerá mucho de la coyuntura económica por la que esté atravesando dicho país. En tiempo de depresión económica, por ejemplo, el alza del nivel de precio podría ser una señal positiva de que la demanda agregada se está dinamizando.

Si como dijo el prestigioso economista Irving Fischer, la deflación puede deprimir a una economía al elevar el valor real de la deuda, entonces la inflación tendría el efecto contrario, podría ser de ayuda a la economía, al reducir el valor real de la deuda.

La economía dominicana ha venido presentando niveles muy bajos de inflación en los últimos años, acompañado de un sostenido crecimiento económico del 5% promedio anual. La depresión de la economía mundial, profundizada por la pandemia Covi-19, le puso un stop a ese crecimiento, a partir del mes de marzo 2020.

Desde ese entonces, las autoridades económicas dominicanas empezaron a aplicar estímulos monetarios y fiscales, buscando la forma de revivir la economía de esa estocada mortal. Hasta el momento las autoridades monetarias han facilitado liquidez a nuestra economía por unos 190 Mil millones de pesos, equivalente al 4% del PIB. Esto contribuyó a dismunuir en más de 300 puntos básicos, las tasas de interés de la banca múltiple. También se redujo en 150 puntos la Tasa de Política Monetaria (TPM) hasta llegar al 3%. Se otorgó una gracia de tres meses para pagar préstamos vigentes al inicio de la pandemia.

Mientras que por el lado fiscal fueron implementados programas sociales (FASE I y FASE II) con el objetivo de preservar empleos y ayudar a los más pobres a enfrentar la emergencia sanitaria.

No obstante todos esos estímulos, las autoridades oficiales proyectan que la economía dominicana tendrá un crecimiento negativo de -6.7% al cerrar el año 2020, lo cual podría ser una muestra de que dichos estímulos han resultado insuficientes, ya que la inflación del pasado mes de diciembre estuvo por debajo del 1%, y todos sabemos que diciembre es el mes de mayor demanda y consumo del año. Y todo esto nos hace suponer que la economía dominicana continúa afectada por una insuficiente demanda agregada.

A todo esto agregamos que a pesar de que la tasa de interés de la banca múltiple se redujo en 300 puntos básicos, el crédito al sector privado tan solo creció un 9% en el 2020. Y de los 190 Mil millones de pesos en facilidades de liquidez otorgada a la banca por el Banco Central, las entidades financieras sólo han usado 165 Mil millones para préstamos a empresas y hogares. La mayoría de estos préstamos usados para refinanciar deuda, y no para nuevas inversiones que dinamicen la demanda general.

En tiempo de depresión económica como el que estamos viviendo, una tasa de inflación relativamente más elevada podía reportar tres beneficios importantes, según Paul Krugman:

1) Una tasa de inflación más alta podría aliviar las limitaciones impuestas por el hecho de que las tasas de interés no deberían bajar por debajo de cero. El economista norteamericano Irving Fischer señaló hace mucho tiempo que la expectativa de una inflación más elevada, cuando el resto de las circunstancias no cambian, hace que tomar préstamos resulte más atractivo: Si los prestatarios creen que podrán devolver sus préstamos en pesos, que tendrán un menor valor en el futuro que los pesos que están tomando prestados hoy, se mostrarán más dispuestos a endeudarse y gastar, sea cual sea la tasa de interés.

2) La deflación, según Fischer, puede deprimir una economía al elevar el valor real de la deuda. A la inversa, entonces, la inflación moderada podría ser de ayuda, al reducir ese valor real.

3) Otro argumento a favor de una inflación más alta es que los salarios están sujetos a una rigidez nominal, frente a la reducción, y los trabajadores son reacios a aceptar recortes de salarios de forma explícita. Y esta rigidez real frente a la reducción es, quizás, lo que ha impedido una mayor deflación, aún cuando la economía ya se encuentra deprimida.

El bajo nivel de inflación del pasado mes de diciembre, la insuficiente demanda de crédito del sector privado, a pesar de la reducción en 300 puntos en la tasa de interés de la banca múltiple, el no uso del 100% de las facilidades de liquidez del Banco Central, la tasa de crecimiento negativa de -6.7% esperada por las autoridades, nos están diciendo claramente que el paquete de estímulos aplicados, no ha sido suficiente, sobre todo los estímulos fiscales. Está claro que el Estado necesita gastar más para compensar los estímulos monetarios, principalmente, aumentar el gasto de capital para dinamizar la demanda agregada.

No hay que tener miedo a una inflación moderada en esta coyuntura. Como ha dicho recientemente la señora Cristina Lagarde en su llamado realizado a los países capitalistas, a no desistir de los paquetes de estímulos a sus economías por miedo a que pueda aparecer algo de inflación. La nueva Administración de USA también ampliará los estímulos a su economía. Es un importante cambio de enfoque que incluye al mismo Fondo Monetario Internacional (FMI) en su lucha en contra de la depresión económica mundial en medio de la pandemia Covi-19.




domingo, 10 de enero de 2021

A LOS PROFETAS DEL APOCALIPSIS DEL DEFICIT FISCAL

 A LOS PROFETAS DEL APOCALIPSIS DEL DEFICIT FISCAL



POR MARCELINO LARA LUCAS
CONSULTOR ECONOMICO Y FINANCIERO

Si a una economía en depresión se le reduce el gasto del gobierno buscando reducir el déficit, entonces el PIB se contraerá aún más, profundizando los niveles de recesión.

En tiempo de recesión económica el ahorro no se convierte en inversión porque lo impide la insuficiencia de la demanda agregada. En ese caso, los individuos prefieren ahorrar por precausión y prefieren pagar sus deudas, decisión ésta que se extiende a toda la economía profundizando así la insuficiencia de la demanda agregada.

En el caso actual de la economía dominicana, estamos viendo que las decisiones de política económica están más orientadas a combatir el déficit fiscal que a combatir el profundo desempleo que nos agobia. De ahí su permanente interés en reducir el gasto público y crear nuevas cargas impositivas, al tiempo que reduce o deja frizado el gasto de capital.

Es iluso pensar que en medio de la actual depresión económica, la simple disminución del déficit fiscal provocará el aumento de la inversión del sector privado por más incentivos y subsidios que le sean otorgados por parte del Estado dominicano. El sector privado invierte cuando hay una fuerte demanda de bienes y servicios en la economía. Y eso no es lo que sucede en tiempos de depresión económica.

Cuando nuestras autoridades entiendan que a nivel macroeconómico el gasto es igual al ingreso, entonces comprenderán que para sacar la economía de la actual depresión se hace necesario gastar más, y eso deberá hacerlo el gobierno a través del aumento de su gasto de capital. Eso dinamizaría la demanda de bienes y servicios en toda la economía mejorando así los niveles de empleos.

No es tiempo de aplicar más impuestos a la población. Es tiempo de dinamizar la demanda agregada para de esta forma combatir el agobiante desempleo que afecta a toda la sociedad.

Si disminuye el ingreso de la población por la disminución del gasto público para reducir el déficit, y la aplicación de nuevos tributos para pagar la deuda, entonces se reducirá el gasto de consumo de la economía, disminuyendo la demanda general y se profundizaría la recesión económica por la insuficiencia de la demanda agregada.

Los políticos y economistas conservadores siempre recomiendan reducir el gasto público para combatir el déficit y aumentar impuestos para pagar la deuda, supuestamente para generar confianza a los inversionistas privados, pero no toman en consideración la depresión de la economía reflejada por la insuficiencia de  demanda, a lo que debemos agregar actualmente el confinamiento global generado por la pandemia, y su negativo impacto en la economía mundial.

Se olvidan esos profetas del apocalipsis del déficit fiscal que, al reducir el gasto también reducen el ingreso, y por tanto el PIB. Esos promotores de la reducción del gasto público o de la llamada "doctrina de la austeridad expansiva" dizque para generar confianza a través de una supuesta disminución del endeudamiento, no han podido sustentar con lógica este planteamiento, porque todas las políticas económicas de contracción, suponen en la práctica, más contracción.

Aun cuando los recortes del gasto público reduzcan el endeudamiento futuro en cierta medida, también es muy probable que reduzcan los futuros ingresos por lo que nuestra capacidad para sostener el endeudamiento actual, medido como la relación del endeudamiento sobre el PIB, podría resultar fallida.

De ahí que, el intento de mejorar la perspectiva fiscal por la vía de recortar los gastos en una economía deprimida puede terminar siendo contraproducente, incluso en el más estricto sentido fiscal.

Desde el punto de vista de las decisiones políticas, realmente no importa si la austeridad, en una economía deprimida, perjudica literalmente la posición fiscal de un país. Todo lo que necesitamos saber es que, en tiempos como los actuales, un recorte fiscal apenas compensa (si es que llega a compensar), y en cambio supone un gran coste socioeconómico. Desde luego, nos dice el premio Nobel Krugman, los presentes son malos tiempos para obsecionarse con los déficits.

Esperamos que los profetas del apocalipsis del deficit fiscal hagan conciencia de que en los actuales momentos el principal objetivo de la política pública debe ser combatir el agobiante desempleo que afecta a toda la sociedad dominicana. No con discursos políticos sino con medidas económicas concretas que estimulen la demanda general para que vuelva el crecimiento económico.


sábado, 26 de diciembre de 2020

REFORMA FISCAL EN MEDIO DE DEPRESION ECONOMICA Y PANDEMIA

 REFORMA FISCAL EN MEDIO DE DEPRESIÓN ECONÓMICA Y PANDEMIA




POR MARCELINO LARA LUCAS
CONSULTOR ECONÓMICO Y FINANCIERO


Nunca en la historia económica dominicana ha sido realizada una reforma fiscal para recaudar menos impuestos, siempre se hace para recaudar más. Y esa realidad se hace extensiva a todas las economías del mundo, porque cada vez que se habla de Reforma Fiscal, el objetivo del Estado es recaudar más impuestos, aunque con frecuencia se diga todo lo contrario.

En la actualidad, estamos escuchando voces que plantean una nueva Reforma Fiscal para inicio del 2021, y todavía no hemos podido entender muy claramente, a quién se le ocurre hablar de este tema en medio de una pandemia que ha profundizado la depresión en toda la economía mundial?

No es prudente hablar de Reforma Fiscal en los actuales momentos, a menos que no se quiera empeorar la ya deteriorada situación económica actual, que ya de por sí es muy grave. Antes de hablar de aplicar más impuestos a los consumidores en medio de esta pandemia, deberíamos estar hablando de eliminar las subvenciones, exoneraciones y subsidios a las grandes corporaciones empresariales que superan los 300 Mil millones de pesos anualmente, según estudios realizados en la economía dominicana por técnicos del Banco Mundial.

El mismo estudio habla de que la  Autoridad Tributaria a penas cobra el 40% del ITBIS. De cómo resolver esa situación es que deberíamos estar hablando en los actuales momentos, porque queda muy claro que para mejorar la presión tributaria no hace falta crear nuevos impuestos, mucho menos en medio de la profunda depresión económica y el desempleo por el que estamos atravesando. Solo deberíamos ocuparnos de cobrar de forma eficiente y eficaz los impuestos existentes.

Para mejorar la cobranza de los actuales impuestos, la Administración Tributaria dominicana solo necesita hacer uso de la tecnología de la Cuarta Revolución Industrial que permite cobrar los impuestos On Line y eliminar así la obsoleta intermediación en el cobro de impuestos que se realiza a través de los llamados Agentes de Retensión. Con el actual desarrollo de la tecnología esta intermediación se hace innecesaria. No tiene sentido que mientras el consumidor paga el ITBIS en los supermercados, ferreterías, o cualquier tipo de negocios, el Estado dominicano debe esperar un espacio de tiempo, hasta que el propietario de dicho negocio liquide el impuesto en la Administración Tributaria en la fecha correspondiente. Si es que lo llega a liquidar.

Es tiempo de que el Estado dominicano cobre sus impuestos en línea y de que haga uso generalizado de la famosa factura electrónica, de manera que cuando el consumidor pague su factura en cualquier negocio, el Estado reciba de forma inmediata el impuesto pagado por dicho consumidor. La tecnología disponible lo permite en tiempo real. Por qué no se hace? Porque hace falta voluntad política. 

Para hacer uso de la tecnología de la Cuarta Revolución Industrial que permite el cobro de impuestos On Line  no hace falta una Reforma Fiscal ní tampoco haría falta para eliminar los subsidios, las subvenciones, transferencias y exoneraciones a las grandes corporaciones empresariales. Eso se puede resolver por decisón administrativa o con enmiendas a las leyes de incentivos correspondientes, tomando en consideración la emergencia sanitaria por la que estamos atravesando.

En una economía con demanda insuficiente, donde el gasto de los consumidores actuales está altamente concentrado en salud y alimentación por motivo de la pandemia, a cuáles actividades económicas tú le va aplicar impuestos?

Señores autoridades: No es tiempo de aplicar más impuestos a la población, sobre todo a la clase media, que siempre es la que más paga tributos. Es tiempo de llevar dinero a los bolsillos de la gente, no de sacar dinero de los bolsillos de la gente a través del pago de más impuestos. Es tiempo de crear empleo, es tiempo de aumentar el gasto de capital en el presupuesto, es tiempo de aplicar estímulos para hacer crecer la economía. Los impuestos tienen efectos recesivos, más aún cuando ya estamos en medio de una profunda recesión económica y de una pandemia sanitaria que ha obligado al confinamiento global.

Sabemos que la Ley de Estrategia Nacional de Desarrollo contempla un Pacto Fiscal al igual que un Pacto Eléctrico y el Pacto por la Educación, actualmente en ejecución, pero nadie calculó que en el camino nos ibamos a encontrar con una pandemia que cambiaría todas las reglas del juego. No es prudente hablar de reforma fiscal en las actuales condiciones económicas porque la medicina sería mucho peor que la enfermedad.

En los Estados Unidos de América, el modelo de economía capitalista mundial, el Congreso aprobó la semana pasada un paquete de estímulos a la economía ascendente a 892 Mil millones de dólares para tratar de reavivar la demanda de los consumidores. Y hasta el Fondo Monetario Internacional está recomendando paquete de estímulos para combatir la depresión económica, y aún así, las autoridades dominicanas continúan empecinadas en hablar de Reforma Fiscal en esta coyuntura.

Se hace muy notorio, en la actual coyuntura económica que vive nuestro país, que los profetas del Apocalipsis Fiscal, siguen estando muy concentrados en el déficit fiscal, en lugar del empleo, que debería ser en este momento crucial, el principal objetivo de la política económica.

Si aplicamos más impuestos a una economía en depresión, seguirá cayendo el nivel de empleo, y por tanto, la demanda agregada también caerá. De esa forma, seguirán bajando los tipos de interés y podríamos quedar encerrado en una Trampa de Liquidez, tal como como hemos explicado en artículos anteriores.

Reducir el gasto público, tampoco es aconsejable en esta coyuntura porque afectaría directamente al PIB haciéndolo bajar aún más. De manera que todo lo que favorezca la depresión económica terminará agravando aún más los problemas ya existentes, y reduciendo las perspectivas de crecimiento económico, tanto a corto como a largo plazo.

Lo aconsejable en medio de una depresión económica, es aplicar un paquete de estímulos fiscales que actúen directamente sobre la demanda agregada, dinamizándola. No necesitamos un paquete de impuestos que disminuiría aún más, la demanda agregada.

En conclusión, el intento de mejorar la perspectiva fiscal aplicando nuevos impuestos y recortando gastos a una economía en depresión puede terminar siendo contraproducente en el más estricto sentido fiscal. Y esto no es ninguna posibilidad descabellada, según estudios realizados por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

De manera que, en medio de una depresión económica y una mortal pandemia, que ha obligado al confinamiento global, lo menos oportuno es hablar de aplicar nuevos impuestos a través de una impertinente y odiosa Reforma Fiscal.




domingo, 20 de diciembre de 2020

EL NEGOCIO DE LA BIOTECNOLOGIA EN LA ECONOMIA DIGITAL

 EL NEGOCIO DE LA BIOTECNOLOGIA EN LA ECONOMIA DIGITAL




POR MARCELINO LARA LUCAS
INVESTIGADOR ECONOMIA DIGITAL

Podemos definir la biotecnología como la aplicación de la tecnología de la Cuarta Revolución Industrial a la ciencia de la biología. También podemos decir que se refiere a toda aplicación tecnológica que utilice sistemas biológicos y organismos vivos o sus derivados para la creación o modificación de productos o procesos para usos específicos.

El sector de biotech, como se le suele llamar a nivel internacional, es una industria que ha venido experimentando un robusto crecimiento, principalmente, en las economías más desarrolladas del mundo, que han evolucionado hacia una profunda transformación tecnológica. El uso de la biotecnología deberá jugar un papel trascendental en la lucha contra el hambre en todo el planeta.

La aparición de la pandemia Covi ha contribuido a catapultar aún más a este sector, cuya facturación supera los cientos de miles de millones de dólares a nivel global, aunque al igual que otros negocios tecnológicos no es un dinámico generador de empleo, pero si es un excelente generador de mucha riqueza a las naciones que han adoptado este modelo tecnológico de Start Ups.

La biotecnología es una de la industria tipo Start Ups que deberá adquirir una importante relevancia en la nueva Economía Digital después del Covi. Las inversiones están fluyendo en buen volumen hacia ese sector, y por tanto, las autoridades económicas de los países deberían tenerlo muy en cuenta. 

Las cinco empresas más destacadas de Europa ligadas al sector biotech son las siguientes:
-Avantium, fundada en Amsterdam, Holanda, en el año 2000.
-Global Bionergies, fundada en 2008 en Evry, Francia.
-Carbios, fundada en 2011 en Saint-Beauzire, Francia.
-AMSilk fundada en 2008 en Planegg, Alemania.
-Algalife, fundada en 2016 en Berlín, Alemania y en Beit Yizhak, Israel.

Estas empresas forman parte de las 20 más destacadas en toda Europa.

La industria biotech factura en la actualidad más de US$200 Mil millones en todo el mundo, y ya España supera los US$25 Mil millones de euros en facturación, y posee una Asociación Española de Bioempresas que están contribuyendo al cambio del modelo económico español.

Las empresas biotech que son líderes de la industria en Estados Unidos de América son Gelead Sciencies, AMgen, Abbvie, Genentech, y Monsanto. Estas empresas tienen casi el 80% del mercado americano.

Una característica importante de la industria biotech es que requiere de un flujo importante y permanente de recursos para invertir en Investigación y Desarrollo (I+D), y de ahí que requiera de mano de obra altamente calificada.

En el sector de biotecnología las empresas se enfrentan con necesidades diferentes, pero todas comparten dos problemáticas: las pymes, tienen muchos problemas para acceder al financiamiento adecuado a esta actividad económica, y las empresas de mayor tamaño tienen la dificultad de enfrentarse a la innovación. Y esto queda expresado en el pequeño número de patentes que pueden registrar cada año, lo cual se hace más evidente en países de menor desarrollo tecnológico.

De ahi el gran dilema para los paises menos desarrollados, la industria biotech le puede generar mucha riqueza a través de su elevada facturación anual, pero no genera tantos empleos como lo hace el turismo y las zonas francas, por ejemplo. Por tal razón necesitamos impulsar la biotech como forma de generar riqueza pero sin descuidar los sectores ecnómicos que han demostrado ser una excelente fuente de empleos.

El mismo desarrollo de las fuerzas productivas nos irá guiando hacia un mayor uso de la tecnología de la Cuarta Revolución Industrial en el proceso de producción haciendo un mayor uso de mano de obra más calificada que añadirá un mayor valor agregado a los bienes y servicios producidos. Y para lograr eso será necesario realizar una profunda transformación digital a nivel de todos los sectores económicos. Y para ese entonces, el sector biotech ocupará un lugar prominente en todas las naciones.





domingo, 13 de diciembre de 2020

LA ESCUELA ECONOMICA DE LOS FISIÓCRATAS

 LA ESCUELA ECONÓMICA DE LOS FISIÓCRATAS



POR MARCELINO LARA LUCAS
CONSULTOR DE ECONOMÍA Y FINANZAS


Como una reacción a la exagerada intervención del Estado en la economía patrocinada por los mercantilistas sugió la escuela económica de los fisiócratas. De manera más específica como reacción al Colbertismo expandido por toda Francia. El señor Jean Baptiste Colbert fue Ministro de Finanzas francés desde 1661 hasta 1683 bajo el reinado de Luis XIV.

La regulación gubernamental de los negocios, que tuvo un poderoso efecto en Francia, fue una característica importante de las políticas de Colbert. Al reflexionar sobre el prevaleciente desprecio feudal hacia los hombres de negocios, Colbert lo consideró como un grupo falto de perspicacia, egoísta y codicioso que sacrificaba los intereses nacionales por su propia utilidad.

El inicio de la Escuela Económica de los Fisiócratas data de 1756, cuando Fracois Quesnay publicó su primer libro de economía en la Grande Encyclopedie. La escuela llegó a su final en 1776 cuando Anne Robert Jacques Turgot perdió  su posición de Ministro de Finanzas de Francia, y Adam Smith publicó su libro Investigación sobre la Naturaleza y Causa de la Riqueza de las Naciones. Sin embargo, la influencia de los fisiócratas trascendió más allá de las dos décadas durante las cuales guiaron al mundo en el pensamiento económico.

La Teoría Económica de los Fisiócratas surge para enfrentar las excesivas regulaciones, impuestos, peajes, aranceles y demás limitaciones al libre movimiento de las mercancías en Francia que continuaba aferrada a los conceptos medievales en cuanto al manejo de la economía.

Al dificultar el movimiento de los bienes, debido a los peajes, impuestos y aranceles internos que imponían las autoridades locales, la industria francesa estaba rezagada en su desarrollo. Su agricultura estaba abrumada por las condiciones impuestas por la nobleza propietaria de las tierras. Los campesinos estaban sujeto al pago de impuestos sobre la tierra y las utilidades de la agricultura, pero la nobleza y el clero estaban exentos de tales obligaciones. Los impuestos variaban de un año a otro dependiendo del capricho de los cobradores de impuestos y de la riqueza de los campesinos. Era una situación agobiante.

De manera que los incentivos para que los individuos acumularan riquezas y expandieran la inversión estaban seriamente deteriorados. Los campesinos  le debían pagar derechos al Señor cuando heredaban una posesión o la transferían  por medio de una venta. Debían hacer negocios con los molineros, panaderos y lagueros del Señor y pagarles considerables cargos. Los nobles tenían derecho de cazar en los terrenos cultivados de sus campesinos y las leyes de cacería prohibían la deshierba y el uso de azadones si eso molestaba a las jóvenes perdices.

Los principios fundamentales de la escuela económica  de los fisiócratas eran los siguientes:

Orden Natural. Fueron quienes introdujeron la idea del orden natural en el pensamiento económico. El término fisiócrata significa "regla de la naturaleza". Decían que las leyes de la naturaleza gobiernan a las sociedades humanas, así como las leyes descubiertas por Newton gobiernan al mundo físico.

Todas las actividades humanas deben ser puestas en armonía con esas leyes naturales. El objeto de todo estudio científico era descubrir las leyes a las que estaban sujetos todos los fenómenos del universo. En la esfera económica, las leyes de la naturaleza le conferían a los individuos el derecho natural de disfrutar de los frutos de su propio trabajo, siempre y cuando dicho disfrute fuera compatible con los derechos de los demás.

Laissez-faire, Laissez-passer (dejar hacer, dejar pasar). Esta frase fue atribuída a Vincent Gournay (1712-1759) y significa "dejar que las personas hagan lo que les parezca sin la interferencia del gobierno". Los gobiernos no deben interferir en los asuntos económicos más allá del mínimo esencial para proteger la vida y la propiedad y para mantener la libertad de contrato. Los fisiócratas se oponían a casi todas las restricciones feudales , mercantilistas y gubernamentales, y favorecían la libertad de empresa en el país y el libre comercio en el extranjero. Gournay fue uno de varios funcionarios del sistema mercantilista cuya experiencia lo llevó a convertirse en partidario del laissez-faire.

Enfasis en la Agricultura.Para los fisiócratas el comercio, la industria y las profesiones eran actividades estériles, ya que simplemente reproducían el valor consumido en forma de materia prima de subsistencia para los trabajadores. Consideraban que sólo la agricultura, y quizá la minería, eran productivos, debido a que generaban un excedente, un producto neto por encima del valor de los recursos utilizados en la producción. Para los fisiócratas agricultura es la principal fuente de riqueza de las naciones.

Impuestos de los Terratenientes. Recomendaban la aplicación de impuestos al excedente recibido por los terratenientes en forma de renta. Todos los impuestos aplicados a otras actividades serían pasados de cualquier forma a los terratenientes. Preferían un impuesto directo a los terratenientes en lugar de impuestos indirectos a toda la población, que luego se incrementaban en la medida que eran trasladados a toda la sociedad.

Interelación de la Economía. Los fisiócratas, principalmente, Francois Quesnay, analizaron el flujo circular de los bienes y el dinero dentro de la economía.

La escuela de los fisiócratas beneficiaba o trataba de beneficiar a los campesinos, debido a que ya no tendrían que cumplir con sus onerosas obligaciones con los terratenientes. Pero si las ideas de los fisócratas hubieran sido acogidas en su totalidad, los campesinos se habrían convertido en trabajadores asalariados en las grandes granjas. Los intereses de negocios esperaban ganar con la prescripción para eliminar todas las restricciones sobre la producción y el movimiento de bienes. Al defender la doctrina del laissez-faire, los fisiócratas promovían la industria, aún cuando esa no era su intención, les interesaba fomentar un comercio internacional de grano más libre y estimular la exportación de productos agrícolas y la importación de bienes fabricados.

Los fisiócratas favorecían las granjas capitalistas del norte de Francia que usaban mano de obra asalariada y técnicas avanzadas.

Al promover el laissez-faire, los fisiócratas ponían obstáculos al desarrollo económico capitalista. De forma inconsciente, promovieron la Revolución Francesa de 1789, que terminó con todos los obstáculos para el progreso. Al hacer hincapié en la productividad de la agricultura se alejaban del antiguo concepto mercantilista de que sólo el comercio produce y aumenta la riqueza; los fisiócratas insistían en la producción más que en el intercambio de merancías, como una fuente de riqueza. Su apoyo a los impuestos directos fue una reacción válida a los impuestos indirectos que saturaban y corrompían a la sociedad francesa de su época. Argumentaban a favor de la acumulación de capital mediante un consumo reducido de los ricos.

Los fisiócratas más destacados fueron Francois Quesnay y Anne Robert Jacques Turgot. Veamos los aportes de cada uno de ellos a la Teoría Económica.

Francois Quesnay (1694-1774) fue el fundador de la escuela económica fisiócrata, a pesar de ser hijo de un propietario de tierras. Fue educado para ser médico, actividad que le permitió ganar una fortuna por  su gran habilidad tanto en el ejercicio de la medicina como de la cirugía. Llegó a ser médico de la corte de Luis XV y Madame de Pompadour. En 1750 conoció a Gournay y muy pronto se llegó a interesar más en la economía que en la medicina. Quesnay y sus compañeros esperaban transformar al rey en un "despota ilustrado" instrumento de la reforma pacífica. En artículo escrito para una enciclopedia en 1757, Quesnay observó que las pequeñas granjas eran incapaces de utilizar los métodos más productivos; y estaba a favor de las grandes granjas agrícolas administradas por "empresarios"; anticipando así las grandes empresas agrícolas que han surgido en nuestra época.

Para Quesnay la sociedad era similar al organismo físico. La circulación de la riqueza y los bienes en la economía era como la circulación de la sangre en el cuerpo. Ambas se ajustaban al orden natural y ambas se podían comprender mediante un análisis cuidadoso. Decía que las leyes hechas por las personas debían estar en armonía con las leyes naturales.

Fue el creador del famoso Tablero Económico (Le Tableau Economique) construído para el rey de Francia en 1758 y revisado en 1766, y describía el flujo circular de los bienes y el dinero en una economía ideal y libremente competitiva. Ese fue el primer análisis sistemático del flujo de la riqueza que más  adelante se llegaría a llamar la base macroeconómica. Los economistas como Adam Smith, Marx y Keynes, quienes también describieron a las actividades económicas en términos de grandes conjuntos, le rindieron tributo a Quesnay por desarrollar este enfoque. Quesnay suponía que la tierra  es propiedad de los terratenientes, pero que la cultivan los agricultores arrendatarios quienes por consiguiente son la única clase productiva, la que crea la riqueza de las naciones.

Le Tableau muestra la forma como circula el producto neto entre las tres clases sociales de la época ( agricultores, terratenientes y los fabricantes/comerciantes) y cómo se reproduce cada año.

El Tablero Económico de Quesnay presagió el análisis de ingreso nacional y colocó los cimientos del trabajo estadístico para describir la economía. El mismo Quesnay trató de estimar los valores de la producción anual y de otros agregados. El Tablero también era explícito en cuanto al concepto del equilibrio dentro de la economía como un todo, debido a que si cambiaba una de las variables interdependientes, otras tambien cambiarían. Además, el Tablero Económico es un predecesor del análisis de entradas-salidas que introdujo Leontief después de 1930 y que todavía hoy es utilizado por los economistas.

No obstante, el pensamiento económico de Quesnay conservó algunas reminiscencias medievales. Esto se hace evidente en su glorificación de la agricultura y en su creencia, contraria a otros fisiócratas, de que el gobierno debería fijar la tasa de interés. Quesnay tambien favorecía la idea de un "precio justo", pero creía que un mercado libre, más que las regulaciones de la autoridad, lo lograría mejor.

Anne Robert Jacques Turgot (1727-1781). Nació de una familia noble de Normandía. Progresó en las filas del servicio público hasta convertirse en Ministro de Finanzas de Francia en 1774, cien años después de Jean Baptiste Colbert. Al poco tiempo de ocupar ese cargo introdujo medidas antifeudales y antimercantilistas, de acuerdo con las ideas fisiócratas. Ordenó la libertad de comercio interior de grano y fueron abolidos los gremios y las corporaciones comerciales privilegiados. Aplicó impuestos a los terratenientes, abolió el trabajo obligatorio gratis, redujo drásticamente el gasto del gobierno, redujo los pagos por intereses de la deuda pública. Turgot abogaba por un impuesto sobre la nobleza, por la libertad de que todas las personas pudieran eligir sus ocupaciones, por la educación universal, y por la creación de un banco central, que fue inaugarado más adelante por Napoleón en 1800.

Sus edictos, planes, y decisiones despertaron la oposición más determinada de toda clase de personas. La nobleza lo odiaba porque quería gravar la tierra. El clero desconfiaba de él porque casi no asistía a misa y favorecía la libertad religiosa. Los financieros resentían el hecho de que había obtenido préstamos en el extranjero a tasas de interés más bajas de las que ellos cobraban. Los recaudadores de impuestos agrícolas que le pagaban considerables sumas al gobierno por el derecho de cobrar tantos impuestos como podían, estaban enfurecidos con él porque los quería reemplazar por cobradores de impuestos del gobierno. Los ricos y la burgesía arraigada objetaban su interferencia contra los monopolios. Luis XVI destituyó a Turgot debido a las protestas de la corte, de María Antonieta y de otras personas poderosas que perdían sus privilegios debido a sus políticas. Sus reformas fueron canceladas de inmediato y no fueron reintroducidas hasta la Revolución Francesa de 1789. De hecho, es muy posible que la caída de Turgot haya acelerado el proceso de Revolución. Su experiencia demostró que el antiguo régimen no se podía reformar a si mismo, Al igual que otros fisiócratas pensó que el "absolutismo ilustrado" sería capaz de llevar a cabo las reformas.

En sus Reflections on the Formation and Distribution of Riches, escritas en 1766, Turgot desarrolló una Teoría de los salarios, en la cual afirmaba que la competencia entre los trabajadores disminuye el salario a un nivel mínimo de subsistencia. Esta fue una declaración temprana de lo que más adelante se llamó la "ley de hierro de los salarios". Sólo los agricultores producen un excedente, que se utiliza para alimentar a toda la sociedad y proporcionarle materia prima.

Por consiguiente dijo, el agricultor es la única fuente de las riquezas que, por su circulación, motiva todos los demás trabajos de la sociedad; porque el agricultor es el único cuyo trabajo produce más, y por encima de los salarios del trabajo.

La mayor contribución de Turgot a la Teoría Económica fue la presentación correcta de la Ley de Rendimientos Decrecientes la cual apareció en su Observation sur un Mémorie de M. de Saint-Péravy, escrita posiblemente en 1767. Jamás se podría imaginar, decía, que una duplicación del gasto en la agricultura duplicaría el producto.

Resulta muy curioso que Adam Smith, que estuvo en Francia, en donde conoció a Turgot, y se familiarizó con su obra, no aplicó la Ley de los rendimientos decrecientes a la agricultura. La Teoría fue utilizada posteriormente en el análisis de la renta de Ricardo, Malthus, y Edward West, pero ninguno reconoció, como lo hizo Turgot, que cuando las unidades sucesivas de un factor de producción variable se suman a la tierra (factor fijo) los rendimientos crecientes pueden preceder inicialmente a los rendimientos de crecientes.

La Escuela Económica de los Fisiócratas hizo varias contribuciones perdurables al desarrollo de la economía como ciencia. En primer lugar, al examinar a la sociedad como un todo y analizar las leyes que gobernaban la circulación de la riqueza y de los bienes, fueron los fisiócratas que fundaron la economía como ciencia social. El Tablero Económico de Quesnay es precursor de dos aspectos que se encuentran en los textos de economía modernos: el diagrama del flujo económico y la Contabilidad del Ingreso Nacional (Cuentas Nacionales).

En segundo lugar, la Ley de los Rendimientos decrecientes, que por lo regular es acreditada a Malthus y a Ricardo, en realidad fue expresada antes que ellos por el fisiócrata Turgot. En tercer lugar, los fisiócratas fueron pioneros en el análisis de los cambios y la incidencia de los impuestos que hoy día es una parte importante de la microeconomía aplicada. En cuarto lugar, desarrollaron el concepto del salario mínimo de subsistencia, tal como lo hizo Turgot al desarrollar su Teoría de los salarios. En quinto lugar, hicieron los primeros aportes para la construcción de una Teoría del Libre Comercio y por último, al defender el laissez-faire, los fisiócratas dirigieron la atención de los economistas al problema del papel apropiado del gobierno en la economía. Lo que hoy conocemos como análisis de la participación del Estado en la economía que ha permitido construir variadas teorías económicas sobre este tema.

En conclusión los fisiócratas contribuyeron a elevar el nivel de la economía a la categoría de ciencia social. Sus análisis sirvieron de base al estudio de la macroeconomía, la microeconomía aplicada, de las Cuentas Nacionales, el Libre Comercio, y de la política fiscal. Al estudiar la Escuela Económica de los Fisiócratas conocemos la base de la economía moderna. La Revolución Francesa de 1789, contribuyó a expandir, sin proponérselo, las ideas de los economistas fisiócratas por todo el mundo.